El 86% de los hogares en Maracaibo no puede comprar alimentos suficientes por su alto costo

Maracaibo.– Los resultados del Reporte preliminar de seguridad alimentaria en Maracaibo 2020, presentado por la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), evidencian la cronicidad de la inseguridad alimentaria en Maracaibo sin que, hasta el momento, se haya tomado alguna medida eficiente para contrarrestarla.

Al igual que en años anteriores, Codhez realizó una encuesta que toma como referencia el estándar de la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria. En este sentido, este estudio, realizado por Codhez en 800 hogares de las 18 parroquias de la capital zuliana, entre el 19 y 29 de septiembre de 2020, reporta la experiencia de las familias en los últimos tres meses con respecto a su alimentación, y si esta ha sido afectada por dinero u otros recursos.

Alimentación poco variada e intermitente

Los datos de la encuesta aplicada por Codhez, evidencian que alguna vez en los tres meses anteriores a septiembre, por falta de dinero u otros recursos, en 8 de cada 10 hogares se quedaron sin alimentos. También, en 8 de cada 10, los adultos tuvieron una alimentación poco variada.

Saltarse el desayuno, el almuerzo o la cena ocurrió en 7 de cada 10 hogares; entre tanto que en 8 de cada 10 comieron menos de lo debido; y en 8 de cada 10 sintieron hambre, pero no comieron. Comer una sola vez o nada durante el día fue una situación reportada en 3 de cada 10 hogares (32,2%) encuestados, registrando una tendencia mayor a la del año 2019.

Es necesario resaltar que esta situación afecta de sobremanera a hogares wayuu, en los que se registraron tasas de respuestas afirmativas iguales o mayores al 90% en todos los indicadores sobre la experiencia en la alimentación de adultos, con excepción del relativo a haber comido una vez (16%), nada (10%) o dos o más veces al día (74%).

¡La situación de niñas, niños y adolescentes es similar. Los datos indican que alguna vez en los tres meses previos a septiembre, por falta de dinero u otros recursos, en 7 de cada 10 hogares niñas, niños y adolescentes dejaron de tener una alimentación saludable. Por otra parte, en 6 de cada 10, sintieron hambre, pero no comieron; y en 4 de cada 10, comieron solo una vez o nada en el día.

Destaca también que en 5 de cada 10 hogares, niñas, niños y adolescentes alguna vez dejaron de desayunar, almorzar o cenar. Esto representa una tendencia mayor (52,9%) en comparación con el año 2019. Preocupa también que en 7 de cada 10 hogares (73,30%) alguna vez se disminuyó la cantidad de comida a niñas, niños y adolescentes, una tasa en aumento con respecto a los años 2018 y 2019.

Inseguridad alimentaria agravada en Maracaibo

En el caso de hogares de solo adultos, 92,2% reporta algún grado de inseguridad alimentaria, mientras que el 80,98% inseguridad alimentaria moderada y grave. Las parroquias marabinas más afectadas son Coquivacoa, Santa Lucía, Chiquinquirá, Bolívar, Cacique Mara, Cecilio Acosta, Idelfonso Vásquez, San Isidro, Manuel Dagnino, Venancio Pulgar y Francisco Eugenio Bustamante.

En cambio, en hogares donde viven niñas, niños y adolescentes, 88,91% padece de algún nivel de inseguridad alimentaria, mientras que 77,15% inseguridad moderada y grave. Esta situación se observó con mayor gravedad en las parroquias Juana de Ávila, Santa Lucía Chiquinquirá, Bolívar y Cecilio Acosta, donde ninguno de estos hogares registró seguridad alimentaria.

Dieta con base en carbohidratos y proteína vegetal

Los resultados de la encuesta también arrojaron que en 2 de cada 10 hogares marabinos no se desayuna, y en 1 de cada 10 no se cena. Tanto en el desayuno como la cena las combinaciones más comunes son arepa con queso y arepa con huevo, mientras que en el almuerzo se suele comer plátanos y verduras, arroz, verduras y granos, y arroz y granos.

El costo de alimentos como principal problema

La compra de alimentos suele hacerse a diario en abastos. Sin embargo, 9 de cada 10 hogares (86,30%) sostuvo que lo que más afecta la accesibilidad de los alimentos es su alto costo. En comparación con años anteriores el alto costo de los alimentos es percibido como un impedimento cada vez más grave, lo que no implica que la escasez sea menos problemática.

A la par del alto costo, el ingreso familiar por cuenta propia es insuficiente para comprar alimentos. 5 de cada 10 hogares reportó ingresos entre Bs. 800.000 o menos (USD 1,90 para la fecha de la encuesta) y 2.000.000 (USD 4,75), mientras que 5 de cada 10 declaró gastos en alimentos entre Bs. 2.000.001 (USD 4,75) y 7.000.000 (USD 16,62). No en balde, 9 de cada 10 hogares consideraron que su situación económica es mala o muy mala.

Esta circunstancia supone que para alimentarse haya que depender de asistencia. En 4 de cada 10 hogares de toda Maracaibo se percibe una contribución mensual de familiares en el exterior. En 3 de cada 10, esta ayuda mensual oscila entre USD 11 y 50.

Urgen respuestas inmediatas e integrales

Ante este panorama, Codhez reitera que el Estado venezolano debe asumir su responsabilidad para restablecer la seguridad alimentaria. Es perentorio diseñar e implementar un plan que dé respuesta inmediata e integral a lo expuesto en el Reporte preliminar de seguridad alimentaria en Maracaibo 2020, procurando la asesoría técnica de expertos en el área.

El plan debe incluir el desarrollo de programas de promoción de mejores hábitos alimenticios y de recuperación nutricional, con prioridad en la atención de las poblaciones más vulnerables, y, de otra parte, incentivos para la producción nacional de alimentos, así como medidas para asegurar su distribución y comercialización.

Este reporte preliminar se encuentra disponible para descarga y consulta en el siguiente enlace:

http://codhez.org/wordpress/wp-content/uploads/2020_Reporte_preliminar.pdf

El 86% de los hogares en Maracaibo no puede comprar alimentos suficientes por su alto costo

Entradas Relacionadas